loader
banner

Una de las principales carencias del sector inmobiliario es la inexistencia de un mercado organizado, que funcionase a imagen y semejanza con que lo hacen los mercados financieros y de valores, lo que le dotaría de la necesaria transparencia, independencia y eficiencia.

Si alguna vez se consiguiera, sería condición necesaria la existencia de una agencia de rating inmobiliario independiente, que calificara los activos inmobiliarios, para ayudar a los inversores en la toma de decisiones.

Incluso en el supuesto de que no exista un mercado organizado como tal, disponer de un rating inmobiliario proporcionado por una agencia independiente, reconocida por los principales organismos nacionales e internacionales, aportaría confianza y facilitaría la canalización de inversiones en bienes inmuebles hacia nuestro país, por parte de los grandes fondos internacionales.